Michael Jackson “perdió su color” tras un temporal de levante

Michael Jackson “perdió su color” tras un temporal de levante

El juicio por la muerte del ‘Rey del Pop’ está ofreciendo muchas sorpresas. Según el abogado de la familia, Michael Jackson perdió su color tras “una travesía en pleno temporal de levante”. A pesar de ello, Ceuta consiguió enamorarle.

Guillermo Martínez, padre, eminente letrado y abogado de la familia Jackson ha confirmado a WikiCeuta que la estrategia de defensa consiste en “demostrar que ‘Mickey’ -apodo en la intimidad- no tenía problemas de salud”. En este sentido, Martínez ha explicado, por ejemplo, que el ‘Rey del Pop’ “perdió su color natural pantón Coca Cola” por culpa de “una travesía en barco a Ceuta, en pleno temporal de levante”. “No lo superó nunca”, como afirma, “durante las tres horas que duró el viaje vomitó los calamares, cazón en adobo, puntillitas, sardinas y pulpo con mayonesa que tomó días antes en Tarifa“. Descartando así la extendida versión de que sufría vitíligo.

Este viaje a Ceuta tuvo lugar a principios de los 90 “tras un concierto en Sevilla” y lo hizo “con el objetivo de comprar unos relojes y un queso de bola a la familia. ‘Mickey’ era un rato rata“, comenta un cercano Martínez. Pero, a pesar del mareo, la jornada de compras y “el encanto de la ciudad en domingo” consiguió “enamorar a ‘Mickey’, que era muy enamoradizo”. Esta relación con la ciudad llegó a alcanzar cierta obsesión. Hasta el punto de intentar hacer un nuevo Neverland en lo que hoy es la Manzana del Revellín.

Martínez ha reconocido a WC que el ‘Rey del Pop’ “no dormía siesta si no se comía antes una tableta de chocolate Maruja, ‘Maru’, como él le llamaba”. Cuando comenzó a tener problemas de sueño, se hizo “socio del Ceuta y echaba sus cabezaditas viendo los partidos”. Hasta “compuso la sintonía para el GIL de Ceuta”. A pesar de su escrupulosidad “le dio la mano a Juan en una ocasión durante una vuelta al Hacho”. “Una vez pasó tres días seguidos en la ciudad” cuando “le llamaron por equivocación del Plan de Empleo” pero “se aburría”. Además, “nunca entendió que lo confundieran con una tal Rabea Mohamed”, circunstancia que le llevó a no volver nunca más porque “siempre le paraban por la calle señoras con capucha para darle muchos besos”, decía, costumbre que “nunca entendió”.

Share Button
Paco Cazón

Periodista de vocación y enamorado de la fauna caballa, llegó a Ceuta a pronta edad para vender turrones en la feria. Tras estudiar periodismo en Tetuán, durante siete años, trabajó en radio, prensa y televisión hasta convertirse en uno de los responsables de WC

1 Comentario

  1. Yoli Fonty abril 09, at 00:53

    Qué bueno lo de del levante Jajajjajajajajaj.....se quedó blanquito!!!!!! :D

    Reply

Deja un comentario