Un año con vosotro

Hoy hase un año que asesté la conviá de los chavale der Güikiseuta, un año que me comprometí a navegá con ello en este barco de contá pamplina. Un año ya, desde aquella primera colusna en donde estaba más nervioso que una monja con un retraso y a la que siguieron muchas otra, semana tras semana, sábado tras sábado, resaca tras resaca. Poco a poco la gente se iba enganchando a las cosas de Manolito, der Flequi, de Don Urelio y der carrillo, y hoy, un año despué me parece hasta que ahí detrá hay gente leyendo esta jartá de tontería.

Muchas cosa han cambiao desde entonse y muchas han sío las latas bebía y las aventuras vivía, habéi sio testigo de mis amorío, de mis preocupasione por la segurida siudadana, de mis sueño, de mis miedo, habéi sío complise de mis denuncia, mis reivindicasione y mis queja. Juntos habemo conosío a José Coronado, nos habemo indisnao con los político y hasta me permitío gastaro arguna inosentá, pero me parece a mi que este va a sé er primé año y el úrtimo.

Er Jueve pasao fui ar medico pa haserme un analise generá de todo completo, y el hijo de puta meno una sonrisa ma sacao de tó. Colesteró, asúca, Nescafé, tigretone, tensión arta; en el hígado las transarpina y las nitrogriselina con un való super arto… Vamo, que endeve ponerme un asterisco en el analise ma puesto direstamente un esqueleto con una guadaña mirándome fijamente.

A mí me llamó mucho la atensión er día que me sacaron sangre que ésta tuviera un coló amarillito y con burbuja, pero me quedé mas tranquilo cuando me desmayé porque ya no veía ná. Ahora tengo que tomá pastilla hasta de Avecren, pa tó man mandao una pastilla y que haga ejersisio, que por lo meno ande rápido una hora ar día, y yo le dicho que andando rápido voy más rápido y me canso más que corriendo lento… Así que mejón me tomo una Lander Bräu y brindo con tos vosotros por que vorvamo a verno por lo meno er sábado que viene.

¡¡¡MUCHAS GRASIA POR ESTÁ AHÍ!!!

Share Button
Manolito

Soy una persona humana como otra cualquiera, con sus virtudes y sus defectos. Estudié poco, trabajé menos y tras un percance que no viene al caso me concedieron la invalidez absoluta. Desde entonces dedico mi vida a dar clases de filosofía en el kiosko del barrio. Sin mas preámbulos

0 Comentarios

¡No hay comentarios todavía!

¡Puedes ser el primero en comentar en este post!

Deja un comentario