Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Carta al Steve Jobs de la cebada

Queridos hasedore de Lander Bräu:

Le escribo esta carta desde er más profundo y sinsero respeto que os profesamo er Fleki y yo. Seguramente tendréi referensias mías, ya que soy er consumidó más fié y más leá de vuestro produsto estrella: mi amada y predilesta servesa Lander Bräu (alabado sea su nombre). Yo solo con tirá de la chapita de la lata y oí las burbujita ya me se caen dos lagrimone como er boquete der culo de Falete de grande. Tengo mi dormitorio empapelao con fotografía de todos mis ídolo: er Camarón, Fran Amado y el holandé que preside vuestra prestigiosa industria servesera.

Conservo intasta, como oro en paño, la primera Lander que me bebí, que aún guarda, asmirados hasedore, la huella de mis labio en su boquetito, como recuerdo der primer beso en er que nos fundimo aquer día de mir novesiento noventa y dó, resién serrá la África Star, incluso la habemo propuesto pa que el ayuntamiento le haga un homenaje en la plasa de Maestransa. Es por eso, muy señores mío, que no entiendo todavía como coño habéi tenío la poquísima vergüenza de cambiá er diseño de la lata sin consurtarme, como carajo se habéi atrevío a cometé semejante adurterio con argo tan sagrao y divino como es la lata de toa la vida.

Habéi profanao su imagen, habéi rasgao sus vestíos y con totá impunidá, violao y mansillao su honra. Le habéi quitao su personalidá, habéi anulao su identidá, la habéi prostituío como a una gorfilla cuarquiera arrebatándole su particulá elegansia y tipismo. ¿Qué mierda se habéi creío ustede, mancha de sieso? Teníai que haberme consurtao por lo meno a mi, que soy uno de los que mantiene a flote vuestra porquería de fábrica, que me gasto la paga de invalidé en ustede, sacrílegos inhumanos.

¿Acaso os creéi que sois el Steve Jobs de la cebada con burbujita? Con tanto cambio y tanto secretismo… Pensaréi en murtiplicá las ventas pá tené la de Ubrique der tamaño de un ladrillo der dose, pero se vái a comé un mojón como la catedrá con la birria de diseño que habéi hecho. Sí, é una mierda, un mojón, no vale ná, asín que vayái reconsiderando vuestra decisión que aquí queremo a nuestra Lander Bräu (alabado sea su nombre) de siempre.

Sin nada má que añadí resiba usté un cordiá y afectuoso saludo.

PD. Todo esto está escrito desde la idolatría y la venerasión hacia ustede, muy señores mío.

PD2. A vé si se enrolláis y patrosinai esta secsión, que tá la cosa cortita.

Share Button
Manolito

Soy una persona humana como otra cualquiera, con sus virtudes y sus defectos. Estudié poco, trabajé menos y tras un percance que no viene al caso me concedieron la invalidez absoluta. Desde entonces dedico mi vida a dar clases de filosofía en el kiosko del barrio. Sin mas preámbulos

0 Comentarios

¡No hay comentarios todavía!

¡Puedes ser el primero en comentar en este post!

Deja un comentario