La historia de mi abuelo

Manolito Lander Bräu and colegas (Dibujo: Vicente Álvarez)Hoy os quiero contá la historia de mi abuelo, Manué José Palau de Garaicoechea, auque en el barrio tor mundo le desía ‘Manolito el tinto’. Resurta de que él, al iguá que yo, vivía siempre tranquilito aquí en er barrio con sus amigacho (uno de ello el abuelo del Flequi). Era un gran tipo, anque tenía un gran defesto, le gustaba má el tinto que la servesa, pero vamo, ar caso de la historia que vi a contá eso no tiene importansia. Saltó la guerra y luego la posguerra, y amba cayeron ensima de mucha gente. Mi abuelo y sus colega, una ve que paresía que había pasao lo peó, intentaron volvé a llevá la vida que habían llevao siempre pero ya no era lo mismo… Había hambre y miedo, miedo y represión, miseria y miedo, y miedo y venganza. Vamo, que ya no estaban a gusto en er barrio, no es que mi abuelo fuera rojo ni ná, mi abuelo era de coló carne como la mayoría de la gente, simplemente que no se vivía bien, se sobrevivía.

Un día se reunieron y desidieron poné tierra de por medio, buscá un lugá mejón ande pudieran tené una oportunidá pa comensá una nueva vida, u otra vida, aunque fuera de segunda mano. Trasaron un plan. Lo primero era conseguí un medio de trasporte que los pudiera sacá del paí, así que fueron a comprá una barca a San Pablo, que en aquel tiempo era un tío que era buena gente pero todavía no era santo ni ná. El problema era que querían í a América de abajo, y era mú difísi llega hasta allí con una barca de goma y sin motó. Antonce, el abuelo del Flequi, que era un lumbrera, tuvo una idea: “como la tierra é redonda y está siempre dando vuerta, na má que tenemo que echá la barca al agua allí por Benite, nos alejamo un poco y echamo un ancla y ya esperamo que pase Sudamérica asín serquita de nosotros, como el que espera el autobú”. Yo hoy toavía dudo que eso fuera un buen plan, pero como mi abuelo y sus colega tampoco sabían mucho de navegá, no les pareció del todo mal. Así que un día 1 de enero del año 1.944, aprovechando la resaca del mar y la resaca del fin de año de los grise (en aquella época eran mú de describí a las cosa por el coló, no se comían mucho el tarro), se hisieron a la má.

Como no disponían de muchos medio, como ancla llevaban el chambé del padre de mi abuelo atao a una piera gorda, y claro, en er momento que subió el levante un poco eso se partió. Una vé que había fallao el plan inisia y despué de andá a la deriva durante día, y cuando ya mi abuelo miraba al abuelo der Flequi y veía un entrecó, fueron recogido por un barco cargaíto de gente que iban también pa América de abajo. Asín consiguieron salvá su vida y llegá a su destino. Pero no creái que ya estaba todo hecho, durante el viaje pasaron mucha hambre, y mucho frío, tanto que a mi abuelo le decían er máquina, no porque fuera un tío mú guay, sino porque parecía una máquina de cose cuando se ponía a tiritá y le castañueleaban los diente.

Al finá llegaron a una playa de la costa colombiana, pero no penséi que los resibieron con los braso abierto, na má se asercaron un poco a la playa, los polisía colombiano empesaron a tirarle paquetes de café pa que no se asercaran, pero no vasío, paquete de café asín sin abrí, que parese que no pero eso hase daño, anque sea descafeinao. Consiguieron llega ar finá todos a sarvo. Se establesieron allí y consiguieron salí palante, pero claro, allí er tinto no es como er de Juanito Arroyo, y na má que rejuntaron un poco de dinero se vorvieron pa cá con la esperansa de que esto hubiera cambiao un poco y de que er barrio no hubiera cambiao ná. Esta historia contestó la pregunta que le hise un día a mi abuelo: “¿Cómo que te dió por tatuarte boriken en la frente?”

Share Button
Manolito

Soy una persona humana como otra cualquiera, con sus virtudes y sus defectos. Estudié poco, trabajé menos y tras un percance que no viene al caso me concedieron la invalidez absoluta. Desde entonces dedico mi vida a dar clases de filosofía en el kiosko del barrio. Sin mas preámbulos

0 Comentarios

¡No hay comentarios todavía!

¡Puedes ser el primero en comentar en este post!

Deja un comentario