La instalación de mallas ‘antitrepa’ provoca el pánico en la administración pública

La instalación de mallas ‘antitrepa’ provoca el pánico en la administración pública

Miedo ante la amenaza a una forma de vida con tradición “que hay que respetar como nos respetamos los compañeros”, cuenta un afectado.

Antonio es cuñado de uno de los ocho consejeros de Emvicesa, lleva en la sociedad pública varios años desde que un día apareciera allí por generación espontánea. “Brotado del suelo como un hongo”, cuentan sus compañeros. Tras años de risas falsas, chismorreos interesados y puñales por la espalda sin provocar víctimas mortales, matiza Antonio, confiesa sentirse muy amenazado con la instalación de las mallas ‘antitrepa’ anunciadas por el ministro del Interior. “Menos mal que llega el viernes rápido, nos vamos de cervecitas y se olvida tanto estrés”, contaba.

La Ciudad ya ofrece ayuda psicológica especializada

Otro ejemplo de la psicosis provocada por las mallas ‘antitrepa’ es Encarni, amiga de la infancia del viceconsejero de Gobernación y ‘trabajadora’ de dicha consejería en donde “sus compañeros fuman en las escaleras”, exponía al dar los buenos días. Según ha relatado con indignación “no paran de poner obstáculos en el camino cuando una sólo quiere hacer bien su trabajo”, contaba a la vez que confesaba entre susurros que “la fresca de la mesa de al lado está liada con Paco, del Registro, casado y amigo a su vez del consejero y claro, se coge las vacaciones siempre la primera”. Amgevicesa es otra de esas sociedades municipales afectadas por este anuncio. Con el triple de empleados que hace diez años, la noticia ha provocado que nadie dé un paso en falso, amigos de, primos y maridos calculan cada movimiento al milímetro como si se tratase de una jugada de ajedrez y es que el día a día ya recuerda a los míticos duelos entre Kárpov-Kaspárov.

Misma cara pero desde otro ángulo son las organizaciones juveniles de los partidos políticos que ven peligrar su futuro. Desde las Nuevas Generaciones del Partido Popular, José María ve lagunas en el mañana “con las malditas mallas ‘antitrepa'” a las que maldice junto al Gran Wyoming mientras escupe al suelo siguiendo el manual del partido. Yo me apunté a esto con un objetivo y ahora qué va a ocurrir”, se preguntaba. Misma situación que viven en Juventudes Socialistas, donde temen seriamente que ya nunca se pueda volver a repetir un gran acontecimiento como la llegada de Carracao a la secretaría general, “la orgía del puñal”, recuerdan con cariño y añoranza. La expresión más repetida entre los jóvenes cachorros de uno y otro partido es un canto a la desesperación por los efectos tan negativos que le prevén a las mallas ‘antitrepa’: “Y querrán que trabajemos ¡no te jode!”.

Share Button
Fréderick Tagarnina

Periodista fanático, al borde de la enajenación mental, de la interesante y divertida actualidad caballa. Antes de llegar a WC fue 'personal assistant' de Benigno Sánchez y escribió discursos, sin zetas, a Pedro Gordillo. De ahí sus bajas pretensiones económicas

0 Comentarios

¡No hay comentarios todavía!

¡Puedes ser el primero en comentar en este post!

Deja un comentario