Lo avisé, esa bocana es mú chica

Manolito Lander Bräu and colegas (Dibujo: Vicente Álvarez) Vaya torta que se metió er Dimitri con el barco contra tó la bocana. Anque él dise que no, dise que sólo dejó el barco ensima de la asera un momentito pa bajá a comprá voska. En verdá él no tiene la curpa, ya hase tiempo que yo se lo dije una vé a un polisía portuario en una charla de ésta que suelen tené lugá en los bare. Pal que no las conosca, le recomiendo que vaya meno a trabajá y se pasen má por los bare. En los bare se hasen mejore amigo que en el trabajo, y naide te vende pa quedá bien con el jefe, en tó caso a finá de mé venden a su madre por una servesa, pero seamo sinsero, ¿quién compra una madre que no es suya?

Esta tertulia baretiana empesó como la mayoría de las charla que tienen lugá en los bare, se empiesa hablando del tiempo, que si el levante va pabajo… que si mañana es poniente… que esto es pa más caló… Luego se sigue con el furbo, hasta que se habla del Barselona que de ahí ya se sarta a la política empesando siempre por el Artur Más, y ya dispué se habla un poco der cambio climatisador y del bujero de la capa de osono, terminando siempre con cada tertuliano ofresiendo la solusión a tó los problema planteao anteriormente en una sola frase, y poniendo cara de “lo fasi que era pero sólo ma dao cuenta yo, y sé que a partí de ahora tu vida ya no va a vorvé a sé la misma”.

Totá, que en una de ésta se lo avisé a un portuario que había allí con nosotro, le dije: “mire usté, lo que tienen que hasé un día que no estén mú ocupao en er Manhattan es hasé la bocana má grande, que cuarquier día viene un barco asín despistao o se le escapa er volante al chofe y se mete contra ella”. El portuario puso cara de tonto, y yo, que soy mú bueno pa interpretá los gesto me dije a mi mismo “éste es tonto”, ya sabéi que a mi me gusta hablá mucho cormigo mismo porque así siempre tengo rasón. Er tío negaba con la cabesa como si yo estuviera loco o argo, pero como pasa siempre, er tiempo má dao la rasón.

Yo estuve el otro día charlando con el Dimitri, de hecho ello no venían pacá, ello iban pa Rumanía, que disen que allí hay problema y está tor mundo mosqueao, que yo se lo dicho, si queréi pelearse haserlo flojito, que como no dejéi a Drácula de dormi y se levante mosqueao verá, que ese confunde la sangre con er tinto y os hase dos boquetito en er cuello y os deja más seco que er chocho de Concha Velasco. Como er Dimitri es coleguita mío se pasaron por aquí a tomá unas latita en er carrillo, yo es que hise mú buenas miga con él porque salió en carnavale tocando el bombo con la chirigota der barrio, er cabronaso está corgao perdío, toavía no sa quitao el disfrá. Que bien nos lo pasamo en er carrillo con él, le desiamo “¡Dimitri!, ¡hay un rumano ahí!” y se daba la vuerta asín buscándolo con cara de asesino.

Totá, que dise que ya no viene má a Seuta, que lo siente por mi pero que no hay manera de entrá por esa bocana, y yo le dije “Dimitri, tienes tó la rasón, pero aquí parese que na má me dao cuenta yo. No te preocupe que ya voy yo pá Rusia cuando pueda, y lo mismo me quedo, que mandicho que con er cursillo de primeros auxilio que hise en el INEM, allí puedo ejersé de oculista”.

Share Button
Manolito

Soy una persona humana como otra cualquiera, con sus virtudes y sus defectos. Estudié poco, trabajé menos y tras un percance que no viene al caso me concedieron la invalidez absoluta. Desde entonces dedico mi vida a dar clases de filosofía en el kiosko del barrio. Sin mas preámbulos

0 Comentarios

¡No hay comentarios todavía!

¡Puedes ser el primero en comentar en este post!

Deja un comentario