Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Lo barato sale caro

Manolito Lander Bräu and colegas (Dibujo: Vicente Álvarez)El otro día me vino er Flequi a buscarme y fuimo a dá una güerta en er vespino a la fresquita y al í a cogé el amotillo me llamó mucho la atensión un Tigretón que había en er suelo, y es que lo ví rellenando los papele der padrón pa apuntarse como vesino der barrio, der tiempo que llevaba ahí tirao. La limpiesa en Seuta brilla por su ausencia, he llegao a pensá que como quitaron er vertedero que había en San Amaro a lo mejón lo han ío esparsiendo tó por la calle, porque no tenían donde echá la basura.

Seuta fue galardoná con la escoba de plata y de oro en dosmilocho y dosmirdié respestivamente, lo que nos reconosía (previo pago seguramente, aunque eso ya es harina de otro costá) como una de las siudade más limpia de España. Cuatro año despué nos van a da otro premio: “La escobilla der váte”. Seuta tiene la mierda pegá en las parede, señore, como en los váte público. Si ante, en los tiempo de las escoba de oro, ya estaban los barrio abandonaíto de la mano de Dió, imaginarse ahora como están. Ahora que hasta la gente der sentro se está dando cuenta de que Seuta está comía mierda, cochambrosa, como er palo un gallinero, susia, mú susia.

Y eso sólo tiene un curpable y no son presisamente los trabajadore, si no er gobierno de la siudá. Amo a vé, si Trase me dise a mi que va a prestá er mismo servisio que venía hasiendo Urbasé, con er mismo personá y por meno dinero… Picha, lo tiene que hasé, te ponga como te ponga tiene que cumplí con lo pastao, si no no fuera ofertao. Lo que no vale es que ahora, como está tó como un coche por debajo de susio, se le junte más billete, por mú amigo tuyo que sea er Mochi, ¿tá enterao, Juan?.

Si ya me lo dijo mi mare: “Lo barato sale caro”.

Share Button
Manolito

Soy una persona humana como otra cualquiera, con sus virtudes y sus defectos. Estudié poco, trabajé menos y tras un percance que no viene al caso me concedieron la invalidez absoluta. Desde entonces dedico mi vida a dar clases de filosofía en el kiosko del barrio. Sin mas preámbulos

0 Comentarios

¡No hay comentarios todavía!

¡Puedes ser el primero en comentar en este post!

Deja un comentario