Marditas molécula

No sé si ustede conosei a Don Urelio. É un hombre mayó asín con gafa y er pelo blanco que echa la mañana allí en er carrillo con nosotro mientra se lee er Marca. Un hombre mú sabio, cuentan que en su juventú se sacó er graduao con un bien arto, y que no sacó más nota porque le tenían manía allí en La Normá. Er caso es que esta mañana me llevao una alegría mú grande charlando con é. Resurta que unos chavea de Barshelona han encontrao una enfermedá que es igualita, igualita a lo que me pasa a mi. Se llama (y lo copio igualito a como me lo he apuntao aquí en la mano) síndrome de fatiga crónica.

Consiste básicamente en está siempre mú cansao. Si cualquier cosa te cuesta mucho trabajo, si te despierta mas cansao de lo que te acostaste, si te quita los carsetine con er deo gordo der pie contrario (cuánto trabajo cuesta quitarte er primero. Con er carsetín puesto er deo gordo no engancha iguá por mú larga que te deje la uña), si arguna vé has intentao que er mando de la tele flote hasta tu mano y para ello incluso has estirao er braso y has hecho hasta que tiemble como si tuviera poderes como SuperPaco… casi seguro que tienes er síndrome éste.

Resurta que en dentro de la sangre tenemo unas siete u ocho molécula que son las que tienen la curpa de esto. Las molécula ésta deben sé como unos tropesone que tenemo los afestao en la sangre que hase que ésta sea espesota y sircule mu despasio. Totá, que por fin sé lo que tengo, ahora a vé si senteran las autoridade compendiente. Llevo año disiendo “argo me pasa, que no es normá lo cansao que estoy siempre”, yo macuerdo que ante me dispertaba ante de las dose y ni dispertadó ni ná. Lo peó es que debe sé contagioso er sindrome éste, aquí en Seuta lo tiene mucha gente. Por eso están to los chavea en er paro. A vé si ya dejan de echarle la curpa a Don Juan Viva.

Bueno, ahora a esperá, no creo que tarden mucho en dejarno una paguita a los afestao por este mal. Llevamo años sufriendo en silensio y nadie sa preocupao de nosotro. Yo preferiría trabajá pero… estas marditas molécula no me dejan. Eso sí, habrá que tené cuidao que la gente tiene mucha cara, ya estaba disiendo er Flequi esta mañana que eso lo tenía é, y ese lo que es un flojo, que lo conosco yo, ese no tiene molécula ni ná. Totá, que asín como se fué ha vuerto a entrá la ‘esperansa’ en mi vida (¡y no vea las teta que sa puesto!).

Share Button
Manolito

Soy una persona humana como otra cualquiera, con sus virtudes y sus defectos. Estudié poco, trabajé menos y tras un percance que no viene al caso me concedieron la invalidez absoluta. Desde entonces dedico mi vida a dar clases de filosofía en el kiosko del barrio. Sin mas preámbulos

0 Comentarios

¡No hay comentarios todavía!

¡Puedes ser el primero en comentar en este post!

Deja un comentario