Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Solidaridá

Seuta é una siudá con un corasón que no le cabe en er pecho, y no es que tenga cardiomegalia de esa que hase que te se ponga er corasón grande, sino que es güena, te lo digo yo que la conosco desde chico. Seuta é solidaria… si no cómo te esplica tú que lleve aquí tanto año er Manolo de la Torre o er Paco Pari, que tiene toa la cara de Arfre Hitchco, aunque ar Hitchco ese le atacaron las gaviota y al Paco Pari lo protegen. A lo que iba, que Seuta é como una oenegé de esa, presidía por el arma de cada siudadano de la siudá.

Y digo to esto porque esta noche se selebra en er istituto Siete Colina un festivá de carnavá solidario por Manué. Manué es el niño de la Loli y der Jose Mari. Tiene ocho añito y le diasnosticaron una patología mitocondriá que a día de hoy no tiene cura ni tratamiento. Por eso se ha unío un pueblo entero, pa conseguí que se estudie y se encuentre una cura pa los chiquillos que, como Manué, padesen este tipo de enfermedá. Desde que sus padre se pusieron en la lucha, Seuta ha estao recogiendo tapone por tos lao, que tengo en la casa toa las botella de Fuente Primavera llena, pero sin tapón y a vese me se ponen hasta verde, fijaté que de ves en cuando en vé de bebé Lander, le pido ar der carrillo una botella Fanta, na má que pa guardá er tapón. Familias, colegio, asosiasione… Tor mundo tiene una borsita tapone par chiquillo. Y ahora la tocao a la gente der carnavá, siempre dispuesta pa echá un cable a pesá de sus batalla y sus rensilla. Allí estarán las comparsa y chirigota seutíes (tambien mis Lander Braü, por supuesto) a partí de las nueve la noche, al laíto de Manué, de Pablo, de Loli y de Jose Mari, pa que vean que no están solos en la lucha, que tiene a un pueblo entero detrá.

¡¡¡Por favó no fartei mamone!!!

Share Button
Manolito

Soy una persona humana como otra cualquiera, con sus virtudes y sus defectos. Estudié poco, trabajé menos y tras un percance que no viene al caso me concedieron la invalidez absoluta. Desde entonces dedico mi vida a dar clases de filosofía en el kiosko del barrio. Sin mas preámbulos

0 Comentarios

¡No hay comentarios todavía!

¡Puedes ser el primero en comentar en este post!

Deja un comentario