Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Yo pude jugá un Mundiá

Manolito Lander Bräu and colegas (Dibujo: Vicente Álvarez)Estamo ante argo histórico, ante un acontecimiento importante de eso que sólo se dan cada sierto tiempo. Es er momento de sacá las bandera der paí, pa darle nuestro apoyo como españole que somos tó. No, no se penséi que estoy hablando de la coronasión der Felipito, eso a quién le interesa ahora… Ostoy hablando, como no puede sé de otra manera, der Mundiá de fúrbo.

A mi me encanta vé los mundiale, pero la verdá es que siempre lo veo con una mijilla de nostargia, por lo que pudo sé y no fue. Corría el año 1985 y yo venía de hasé una temporada sensasioná con los juvenile del O’Donnell y tó los equipo fuerte tenían puesto sus ojo en mi. Tanto fue asín, que er mismísimo Migué Muñó vino a verme ar Pedro Lamata un día a un partidillo de estrenamiento. Ér tenía prásticamente disidío llevarme ar Mundiá de Méjico si finarmente llegaba a debutá con un equipo de los puntero. Mi futuro dependía de aquer partido y mi suerte estaba echada sobre ese viejo campo de tierra.

Enfrente tenía al equipo del Imperio, donde por aquellos tiempo militaba un sentrá bastante temío por su duresa. Ese sentrá era er Flequi y tenía la misma cara de hijo de puta que tiene ahora. Cada vé que lo recuerdo, proyesto en mi cabesa con una nitidé asombrosa, cada uno de los segundo der poco má de medio minuto que duró mi sueño de arcansá la gloria. El arbitro ordena er comienzo del encuentro, tras sacá de sentro er balón llega a mis bota, resibo de esparda, de tacón me hago un autopase dejando al rivá atrá por velosidá, recorto hasia dentro, driblo a uno, un caño al otro, veo un hueco y me dispongo a encañoná er balón pa batí ar portero… Mi siguiente recuerdo es en una ambulansia camino del hospitá.

Me destrosó la rodilla, me tuvieron que meté dos tornillo, una placa, tres clavo y un destornilladó de estrella que imagino que se le orvidó ar que hiso er chapú. Er día que me operaron vino er Kristian Pielhoff pa grabá uno de los programa de ‘Bricomanía’ con más éxito: ‘Cómo montar un ropero y dos mesita de noche frente a una rótula’. Asín se vió truncá mi carrera furbolística.

Mile de vese le he querío preguntá al Flequi quien fue er que me hiso esa entrada tan sarvaje, pero siempre cambia de tema y me asegura que él ni vió ná ni ná. Ni que desí tiene que Migué Muñó no me llevó a Méjico, ni a mi ni a Santillana que en esa época andaba más preocupao en escribí el libro de sosiale, pero se llevó a un tal Emilio Butragueño que no sé si er chavá llegó a argo o no.

Por sierto, ayé nos pusieron er culo como un tulipán.

Share Button
Manolito

Soy una persona humana como otra cualquiera, con sus virtudes y sus defectos. Estudié poco, trabajé menos y tras un percance que no viene al caso me concedieron la invalidez absoluta. Desde entonces dedico mi vida a dar clases de filosofía en el kiosko del barrio. Sin mas preámbulos

0 Comentarios

¡No hay comentarios todavía!

¡Puedes ser el primero en comentar en este post!

Deja un comentario